Blog
16 julio, 2015
Mostrar todo

Poesías

LO MÁS ÍNTIMO DEL ALMA
TRILOGÍA POÉTICA

 

LIBRO PRIMERO

“CLARIDAD: PRIMERA ILUMINACIÓN”

POESÍAS



Luz creadora

Somos una carga de amor:
una ida de placer y de belleza
en la razón pura del divino creador. En el vacío está la nada…
-de la nada hace el mago su ilusión-.
Somos una imagen divina en la materia
viva del eterno escultor.

Consolar al triste

Se apaga la sonrisa
cuando hay dolor
—puede doler la vida
o llorar el corazón—
y, sino tienes quien te quiera,
compañera es la tristeza
cuando se pena de amor.

Pon el corazón en tu voz
-que tus palabras
sirvan de consuelo
al que esté triste en su rincón-
que sufre quien no ama
y el que nadie la amó.


LIBRO SEGUNDO

“TRANSPARENCIA: SEGUNDA ILUMINACIÓN”

POESÍAS

AIRE


Aire que no te veo
y te acercas en secreto…
—dime ¿Cómo puedo darte un beso
si vas de un sitio a otro
y nunca te estás quieto?

Aire que te escondes,
te busco y no te encuentro…
—dime ¿dónde está tu cuerpo
que unas veces acaricias
y otras, a tu paso,
me produces miedo?


Aire que te siento
y te alejas en silencio…
—dime, ¿donde reposa tu sueño,
si soplas por todas partes
y siempre levantas el vuelo?

ÁRBOL SOLITARIO


Duerme árbol solitario,
del tronco las ramas secas
te han quedado
y sientes el desprecio
de las gentes a tu paso.

No sufras por verte desojado
que otra nueva primavera
volverá con el milagro
y seguirás erguido en los caminos
dando sombras con alago.

Duerme árbol encantado
de los parajes secos
y de los verdes prados,
de las noches grises
y de los días claros…
¡vuelve a cobijar en tu seno
los nidos de los pájaros!


LIBRO TERCERO

“TRANSCENDENCIA: TERCERA ILUMINACIÓN”

POESÍAS

EL AMOR


Tienes que ir a la fuente
con el andar tranquilo,
deja que guie tus pasos
ese reguero de siglos.


Tienes que ir a la fuente
de los pajaros y de los lirios
y del cielo que se refleja
en su espejo cristalino.

Tienes que ir a la fuente
a beber el agua del cariño,
en la concha de tus manos…
¡con la pureza de un niño!

SI NO TE VEN MIS OJOS


Si no te ven mis ojos
para que amanece el día,
que siga siendo de noche
y cerradas mis pupilas.

Si no te ven mis ojos,
corren lagrimas por sus orillas
– tengo nubes en la mirada-
y soy un ciego que tiende
la mano perdida.

Si no te ven mis ojos
podré tener en sueños
tu imagen fría;
y si no te tengo tus amaneceres…
¡seguiré soñando mientras viva!


 

PALABRAS DE LUZ

PRIMERA PARTE

“VIVIR EN LA LUZ”

POESÍAS

SACRAMENTO

CONFESIÓN

Si has pecado
pide confesión,
que Jesucristo vuelve
Cuando le pides perdón.

De la culpa nos redimió
y con su cruz nos abrazó,
le has negado…
y otra espina
en su rostro se clavó,
dile que le amas
y de nuevo recibirás
su santa bendición.

DONES DEL ESPÍRITU SANTO

DON DE FORTALEZA

Fuerte, pide a Dios ese don
que te haga más valiente
-la carne lo intenta pero no te defiende-
la firmeza de la fe
necesita que la gracia
del espiritú santo te llegue.

En el mundo de las sombras
sonríe la mentira
y el débil se pierde…
¡ten limpio el corazón
y se fiel a la cruz
hasta la muerte!

 
SEGUNDA PARTE

“NO TE LLEVAS NADA DE LA VIDA”

POESÍAS

NO TE LLEVAS NADA
DE LA VIDA

 

No te llevas nada de la vida
-así partes, desnudo,
a las tierras frías-
solo dejas la huella
sobre un suelo de cenizas
—creció tanto la luna
que la perdiste de vista…—
la primavera hermosa
se ha vuelto amarilla.

TE ESPERA LA VEJEZ

 

Te espera la vejez,
-en el sol de tus ojos
la noche pone
su oscuro mantel-

Es una mirada cruel:
los labios tersos
de las lindas flores,
uno a uno, verlos caer.

Caminante, en el camino
que has de correr
tiene una flor cenicienta
para coronar tu sien.

 
TERCERA PARTE

“CAMINO DE SALVACIÓN”

POESÍAS

BIENAVENTURADOS

BIENAVENTURADOS
LOS LIMPIOS DE CORAZÓN

 

Limpios de corazón
—al alba blanca
le dio el sol su resplandor—
cuida tu alma
de caer en la tentación
y guíate por el rezo
de una humilde oración.

Si tropiezas, dile al Padre
cual es tu dolor
e implora arrepentido
su bendición,
necesitas el vestido limpio
para entrar en la fiesta del Señor.

VÍA CRUCIS

PRIMERA ESTACIÓN
JESÚS EN EL HUERTO DE LOS OLIVOS

 

No podía esperar
—el cielo se tiñó de luto
y las nubes rompieron a llorar—
el rey de la gloria rezó al Padre
pero el cáliz no lo pudo apartar.

La maldad fue quien tiñó
de negro el alma
cuando vivía en claridad:
la humanidad quedó
herida de muerte
y el hijo del hombre
la tenía que salvar.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *